Menú Principal
14 de mayo de 2017

Autoridades informan medidas implementadas para enfrentar emergencia en zona norte

 

Renca, 14 de mayo de 2017.- El Subsecretario de Salud Pública, Jaime Burrows; el Director Nacional de ONEMI, Ricardo Toro, y el jefe de fiscalización de la Superintendencia de Servicios Sanitarios, Roberto Duarte, realizaron un nuevo balance sobre los efectos del sistema frontal que afectó mayormente a las regiones de Atacama y Coquimbo, además de detallar las acciones que el Gobierno está implementando para enfrentar esta situación.

Así lo informaron en una visita de supervisión al despacho de 27 mil botellas de agua de 1.6 litros, destinadas a las familias sin suministro de agua potable de la Región de Atacama, acción que se suma al envío de ayer de 23 mil botellas a la zona norte (de las cuales 20.000 se destinaron a Atacama y 3.000 a Coquimbo).

El Subsecretario de Salud Pública, Jaime Burrows, hizo un llamado a las personas que todavía no disponen de agua potable, a hervirla al menos un minuto, o a potabilizar el agua utilizando cinco gotas de cloro por cada litro de agua.


Además indicó que en forma preventiva se está vacunando contra la Influenza a las personas que están en albergues. Respecto a la vacunación contra el tétano, aclaró que durante el aluvión que vivió Atacama se vacunó a gran parte de la población, por lo que no sería necesario volver a inmunizar a las personas.

Estado de la Situación en la zona

En la oportunidad, el Director Nacional de ONEMI indicó que existen “dos personas fallecidas en la comuna de Monte Patria, 1.210 damnificados (883 en Atacama, 324 en Coquimbo y tres en Valparaíso) y 1.206 personas albergadas (920 en Atacama y 286 en Coquimbo).  Además, se registran 232 viviendas con daño mayor (93 en la región de Coquimbo, 138 en la Región de Atacama y una en Valparaíso).

En relación a los servicios básicos, en Atacama permanecen 2.344 clientes sin suministro eléctrico y 39.400 familias sin agua potable. Paralelamente, en la región de Coquimbo, 4.532 clientes se encuentran sin suministro eléctrico, principalmente en las comunas de Combarbalá, Monte Patria y la Serena y 2.500 clientes sin suministro de agua.

Dentro de los cursos de acción de Gobierno se señaló que ayer el Ministro de Obras Públicas, Alberto Undurraga se reunió con representantes de la empresa sanitaria, en donde se estableció la factibilidad que en Chañaral -en dos o tres días- se podría conectar la parte norte de la localidad, mientras que en Copiapó se espera alcanzar el 70% de la reposición en tres días y el resto en dos semanas más.

“También se está evaluando la situación en Diego de Almagro, el Salado y Tierra Amarilla, y se tiene previsto un plan detallado con apoyos complementarios, a través de camiones aljibes, agua embotellada y estanques. Lo mismo ocurre para el resto de las comunas afectadas, hasta que reciban el total del suministro. En este contexto, el Ejército despachó 15 camiones aljibes para reforzar las acciones planificadas en Copiapó y Chañaral”, señaló el Director Nacional de Onemi, Ricardo Toro.

En relación a la reposición del suministro de agua potable, el Jefe de la División de Fiscalización de la Superintendencia de Salud, Roberto Duarte, manifestó que “en el caso de Coquimbo, ayer habían 51.950 personas afectadas con restricción de agua, y se solucionaron todos los problemas, salvo en la localidad de Illapel que quedan 2.500 clientes que tendrán suministro de forma rotativa”.

“En el caso de la III Región, ayer se hicieron trabajos de reparación en la conducción que va de Caldera a Chañaral, por lo que estimamos que en el transcurso del día se repondrá el servicio a 3.000 clientes de los 4.500 afectados”.

Asimismo, la autoridad indicó que en el caso de Copiapó la situación se mantiene y se espera que en el transcurso del día se agreguen 120 litros más a la red (que registra un déficit de 500 litros por segundo), ayudando a disminuir los 36.400 clientes que a la fecha están afectados. En Tierra Amarilla el servicio ya está restablecido, mientras que en el caso de Diego de Almagro y El Salado hay aproximadamente 300 clientes afectados, que el día de hoy recibirán la visita de personal de la Superintendencia para ver las posibles soluciones a sus casos particulares.