Menú Principal
13 de Abril de 2017

Casos de Hepatitis A en la Región Metropolitana se produjeron mayoritariamente por conductas sexuales

Santiago, 13 de abril de 2017.- El Subsecretario de Salud Pública, Jaime Burrows, informó que después de la investigación realizada por la SEREMI de Salud Metropolitana respecto a los casos de HEPATITIS A, se descartó que la principal causa se deba a malas condiciones sanitarias de alimentos, sino que se asocia en la mayoría de los casos a conductas sexuales.

Explicó que ha habido casos en el país con algunos focos que obedecen a problemas sanitarios, sin embargo, “en esta oportunidad hemos identificado más bien una correlación con ciertas conductas sexuales que dicen relación con el contacto oro- anal. Este es un tema nuevo en nuestro país, pero que también se viene produciendo en otras partes del mundo, como en Alemania, Barcelona, Estados Unidos, que también han identificado la misma forma de contagio que es directa: contacto por vía oral de la materia fecal”.

En este sentido, llamó a las personas a prevenir y tener cuidado con ciertas prácticas sexuales. “Lo que estamos haciendo a través de la SEREMI RM es hacer el bloqueo epidemiológico ofreciendo  la vacuna de la HEPATITIS A a los contactos hasta los 40 años, porque esa población vivió las altas tasas de HEPATITIS A, antes de los años 90. Por lo tanto, todos los mayores de esa edad, en general estamos inmunizados de esta enfermedad.”

En la mayoría de las personas la HEPATITIS A provoca un cuadro leve y pasajero, pero hay un grupo de personas que hacen cuadros graves que muchas veces requieren hospitalización. Es más, se estima que una de cada mil personas que tienen HEPATITIS A puede requerir un trasplante hepático. Y esa es la importancia que tiene parar el surgimiento de nuevos casos.

El Subsecretario puntualizó que la HEPATITIS A es una enfermedad de notificación obligatoria y fue informado a la OMS. El virus que lo produce no estaba circulando en el país. Corresponde, dijo, a un virus que ha estado produciendo brotes en países más desarrollados y que justamente es asociado a la conducta sexual.

Especificó que “la mayoría de las personas que tuvieron la enfermedad y fueron entrevistadas por el equipo de epidemiología, han sido transparentes en señalar que han tenido conductas oro-anal y ese es un factor de riesgo para contagiar. Y por el contrario, han declarado que no comen en la calle o en lugares que no tienen autorización sanitaria”.