Menú Principal
10 de Septiembre de 2015

BRUCELOSIS


¿QUÉ ES LA BRUCELOSIS?
Es una enfermedad contagiosa del ganado y que ocurre por el contacto con animales portadores de alguna de las diversas bacterias de la familia Brucella, cada una de las cuales infecta a una especie animal específica. La bacteria brucella puede infectar al ganado vacuno, las cabras, los camellos, los perros y los cerdos. La bacteria se puede diseminar a los humanos si la persona entra en contacto con carne infectada, con la placenta de animales infectados o si bebe leche o come queso sin pasteurizar.

Las personas que desempeñan trabajos en donde frecuentemente entran contacto con animales o carne, como los trabajadores de los mataderos, los granjeros y los veterinarios, están en mayor riesgo. De acuerdo a la ley 16.744, decreto 109, artículo 18; en Chile la brucelosis constituye un riesgo de enfermedad profesional, por lo que el empleador debe informar sobre las situaciones de riesgo y las medidas para su prevención, como proporcionar elementos de protección personal correspondiente.

La relación causal entre el organismo y la enfermedad fue establecida por el microbiólogo David Bruce en el año 1887 mientras ocupaba el cargo de Cirujano Capitán de la armada británica en la Isla de Malta. En dicho lugar, muchos soldados británicos presentaban un cuadro de fiebre ondulante (denominada así porque la fiebre era de ocurrencia periódica), que podía durar meses e incluso llegaba a ser fatal. En el bazo, hígado y riñones obtenidos de las autopsias de los soldados fallecidos, Bruce encontró un microorganismo, que denominó Micrococcus Melitensis y cuya enfermedad se llamó “Fiebre de Malta”.

¿CÓMO SE TRANSMITE?
El hombre adquiere la bacteria a través del contacto directo con los animales infectados, con sus excretas o productos del aborto, permitiendo a las bacterias ingresar al organismo por heridas en la piel, la conjuntiva ocular o la mucosa nasal. Por esto, afecta mayoritariamente a veterinarios, matarifes, investigadores de laboratorio y cuidadores de animales, por lo que en muchos países se considera una enfermedad ocupacional. Además se describe transmisión por la ingesta de alimentos contaminados como leche, queso, crema u otros productos lácteos no pasteurizados provenientes de animales infectados. El período de incubación es usualmente de 2 a 4 semanas, pero eventualmente puede ser de hasta 6 semanas.

SÍNTOMAS
La bacteria alcanza la vía linfática (ganglios linfáticos regionales)  y desde allí pasa a la sangre produciendo una bacteriemia desde donde se disemina a hígado, bazo, médula ósea, ganglios linfáticos y riñón. Em estos órganos induce la formación de granulomas o abscesos. La brucelosis aguda puede comenzar con síntomas seudogripales leves o síntomas como dolor abdominal, dolor de espalda, calofríosd, sudoración excesiva, fatiga, fiebre, dolor de cabeza, dolor articular, inapetencia, debilidad, pérdida de peso y fiebre ondulante. Esto último significa que la fiebre sube y baja en oleadas y los episodios regularmente ocurren cada tarde. Otros síntomas que se pueden presentar con esta enfermedad son dolor muscular y ganglios inflamados.

¿CÓMO SE PREVIENE?
El enfoque más racional para prevenir la brucelosis consiste en el control y la eliminación de la infecciñón en los reservorios animales. La forma más importante de prevenirla en los humanos es comer quesos y tomar leche únicamente pasteurizados. La prevención en grupos de riesgo ocupacional se basa principalmente en la educación y la exigencia de ropa protectora, como gafas y otros elementos para proteger cualquier herida en la piel de una infección. Existen vacunas para el ganado, pero no para los seres humanos.

TRATAMIENTO Y PRONÓSTICO
El paciente recibe tratamiento antibiótico, que de acuerdo a la OMS debe hacerse con doxiciclina 200 mg/día, más rifampicina 600/900 mg/día por un período de seis semanas para lograr la eliminación de brucella. En caso de brucelosis ósea, el tratamiento debe perolongarse por 6 a 8 meses. Otros tratamientos incluyen quinolonas copmbinadas con rifampicina o trimetoprim.-sulfametoxazol.

Respecto del pronóstico, se puede presnetar recaída y los síntomas pueden continuar durante años. Como sucede con la tuberculosis, la enfermedad puede reaparecer después de un largo período de tiempo.

SITUACIÓN EN CHILE
En Chile, como en la mayoría de los países, la brucelosis es una enfermedad notificable y las medidas de control se basan en la identificación y prevención de los factores de riesgo. El Servicio Agrícola y Ganadero (SAG) inició el control de la brucelosis en 1975 como parte del programa decenal de salud animal y en 1982 inició el sistema de certificación de predios libres de brucelosis entre las regiones de Coquimbo y Los Lagos. El impacto de estas políticas quedó en evidencia con la disminución de la prevalencia de la brucelosis bovina de 7% en 1975 a 2,9% en 1982. En 1991 se inició el programa de erradicación de la brucelosis bovina en Chile, lo que tiene como resultado que actualmente la tasa de incidencia de brucelosis en el ganado bovino alcanza el 0,4%. Además, en 1987 se logró erradicar de Chile la brucella melitensis del ganado caprino y no se han notificado infecciones por brucella melitensis en ganado ovino, así como tampoco brucella suis en procinos. Estudios han encontrado entre un 15% y un 30% de positividad para brucella canis en perros de zonas urbanas del país.

En Chile se presentan casos esporádicos de brucelosis, acmulando 16 casos en 2009 y cuatro casos en 2010, sin registrarse muertes por esta causa desde 1990. Entre 1990 y 2012 las tasas de incidencia de brucelosis se han presentado inestables, registrándose la tasa más alta en 1991 (0.21 por cien mil habitantes) y la tasa más baja en 2007 (0.01 por cien mil habitantes).