Menú Principal
10 de septiembre de 2015

CÓLERA

¿QUÉ ES EL CÓLERA?
El cólera es una infección diarreica aguda causada por los serotipos O1 y O139 de la bacteria Vibrio cholerae, que en su manifestación más grave produce un cuadro que lleva rápidamente a la deshidratación. La infección generalmente es benigna o asintomática, pero a veces puede ser grave. Aproximadamente una de cada 20 personas infectadas puede tener la enfermedad en estado grave, caracterizada por diarrea acuosa profusa, vómitos y entumecimiento de las piernas. En estas personas, la pérdida rápida de líquidos corporales lleva a la deshidratación y a la postración. Sin tratamiento adecuado, puede ocurrir la muerte en cuestión de algunas horas.

¿CÓMO SE TRANSMITE?
Habitualmente se adquiere por ingestión de alimentos o agua contaminados. Una persona puede adquirir cólera bebiendo líquido o comiendo alimentos contaminados con la bacteria del cólera. Durante una epidemia, la fuente de contaminación son generalmente las heces de una persona infectada. La enfermedad puede diseminarse rápidamente en áreas con tratamientos inadecuados de agua potable y aguas residuales. La bacteria del cólera también puede vivir en ríos salubres y aguas costeras. La transmisión persona a persona es poco común; por lo tanto, el contacto casual con una persona infectada no constituye un riesgo para contraer la enfermedad. El período de incubación es de 2 a 3 días, con un rango de 0 a 5 días como máximo.

SÍNTOMAS
Los principales síntomas son un dolor abdominal (por irritación de la mucosa) y diarrea acuosa, con un  gran número de deposiciones que pueden alcanzar a ser unas 30 ó 40 en 24 horas. La diarrea se acompaña con vómito, lo que provoca una rápida pérdida de agua y electrolitos (potasio, sodio, magnesio, cloruro, hidrógeno fosfato, bicarbonato), ocasionando una rápida deshidratación. No causa fiebre (o ésta es moderada) debido a que el cuadro se produce por la enterotoxina y no por el germen.
Por lo anterior el paciente puede presentar decaimiento, frío, calambres musculares, pulso débil, baja de presión sanguínea y deshidratación.

TRATAMIENTO Y PRONÓSTICO
La rehidratación es la medida más importante, con lo cual la mortalidad baja de más de un 50% a menos de un 0,2%. Puede realizarse a través de sueros por vía intravenosa u oral.
Por otro lado, el uso de antibióticos reduce la duración del cuadro diarreico en un 50% y se recomienda para pacientes con diarrea moderada o severa. Están indicados para erradicar la bacteria, pero el manejo inicial del paciente está basado en la reposición enérgica de líquidos, ya que la deshidratación es la que puede llevar a la muerte del paciente. Los antibióticos reducen la duración de la diarrea, los requerimientos de líquidos y el período de excreción del vibrio.

¿CÓMO SE PREVIENE?
Las medidas de prevención del contagio de cólera se vinculan casi todas a acciones de lavado e higiene de las personas, ambiente y alimentos:

  • Beber siempre agua potable. Si no dispone de ella, hay que hervirla al menos 3 minutos, dejar enfriar y almacenar en recipiente limpio.
  • Lavar bien las manos con agua y jabón al manipular y preparar alimentos, antes de comer y después de ir al baño o mudar lactantes.
  • Mantener baños y cocinas limpios.
  • Limpiar y desinfectar mesones y cubiertas donde se preparan alimentos.
  • Mantener alimentos refrigerados y el refrigerar limpio.
  • Manipular separadamente alimentos crudos como carnes, pescados, mariscos y vegetales que crecen a ras de suelo.
  • Consumir los alimentos bien cocidos, especialmente carnes, pollo, huevos, pescados y mariscos.
  • No consumir mayonesa casera.
  • Mantener los alimentos a temperaturas seguras, es decir, alimentos refrigerados a menos de 5ºC y platos calientes a más de 65ºC.
  • Comer cocidas las frutas, verduras y hortalizas que crecen a ras de suelo.
  • Comprar y consumir alimentos en recintos autorizados por la Secretaría Regional ministerial de Salud que corresponda.

SITUACIÓN EN CHILE
Chile se mantiene libre de cólera a través de la ejecución de acciones de prevención, control y vigilancia epidemiológica de laboratorio en personas y ambiente; lo que se ha mantenido desde el brote de cólera que afectó al país en 1991. Los últimos casos autóctonos registrados en Chile correspondieron al brote de San Pedro de Atacama (Región de Antofagasta) ocurrido a fines de 1997 y principios de 1998, con 23 casos. Entre 1999 y 2010 no se notificaron casos, pero en 2011 hubo un caso importado de República Dominicana y en 2013 otros dos, también importados.