Menú Principal
14 de noviembre de 2017

Día Mundial de la Diabetes: MINSAL hace llamado a adoptar estilos de vida saludables

Santiago, 14 de noviembre de 2017.- Todas las evidencias científicas confirman que la obesidad y el sobrepeso son los principales factores de riesgo que desencadenan la aparición de la diabetes. Por ello y en el contexto del Día Mundial de la Diabetes edificios emblemáticos de varias capitales del mundo se iluminaron de azul como una forma de hacer un llamado a que la población evite la obesidad y el sobrepeso, siguiendo estilos de vida saludables basados en una alimentación sana y realizando actividad física regularmente.

Para las personas que ya tienen diabetes, el consejo es mantener un control adecuado del nivel de glucosa en la sangre para prevenir o retrasar las complicaciones crónicas de la diabetes, tales como la ceguera, neuropatía, insuficiencia renal o insuficiencia vascular periférica –problemas en la circulación que pueden llevar a la amputación de miembros inferiores–, entre otras.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) plantea que el avance de la diabetes puede detenerse a través de una combinación de políticas fiscales, legislación, cambios en el medio ambiente y sensibilización a la población para modificar los factores de riesgo, entre ellos la obesidad y el sedentarismo. Ejemplos de estas intervenciones incluyen impuestos a las bebidas azucaradas; prohibiciones a la publicidad de alimentos ultraprocesados para niños; etiquetado de alimentos en el frente del paquete; y la promoción de espacios recreativos seguros y accesibles para fomentar la vida activa. La dieta saludable y 30 minutos de actividad física moderada casi todos los días pueden reducir drásticamente el riesgo de desarrollar diabetes.

En Chile, esta epidemia se ha transformado en una situación crítica de Salud Pública y ha ido aumentando en las últimas décadas, llegando al 9,4% de la población de 15 años y más (Encuesta Nacional de Salud 2009-2010), cifra que alcanza al 25% de las personas de 65 años y más. Actualmente se estima que en el país más de 1 millón 100 mil chilenos son diabéticos, cifra que se ha duplicado en la última década y que lleva a Chile a ocupar el primer lugar en América Latina.

Esta alta prevalencia está directamente asociada al incremento de los principales factores de riesgo de la enfermedad: el exceso de peso aumentó a 67%; el sedentarismo se mantiene en torno al 89%, según los resultados de la Encuesta Nacional de Salud 2003 y 2009-10, respectivamente.

La obesidad en los niños y niñas ha crecido rápidamente. Se estima que 1 de cada 4 niñ@s tienen obesidad, lo que aumenta en 7 veces su riesgo de tener diabetes.

La Encuesta Nacional de Consumo Alimentario 2010 muestra que 95% de la población necesita cambios importantes en su dieta y que la población infantil y joven tiene el mayor consumo de azúcares y cereales procesados, como galletas dulces, bebidas y refrescos azucarados.

Qué es y cómo se trata
La diabetes es una enfermedad seria y crónica que se genera cuando el páncreas no produce suficiente insulina o cuando el cuerpo no puede utilizar eficazmente la insulina que produce. Hay tres tipos principales de diabetes:

– Diabetes tipo 1, que es la más frecuente entre niños, niñas y adolescentes.
– Diabetes tipo 2, que es la más frecuente entre los adultos y está ligada a la obesidad o el sobrepeso, la falta de actividad física y mala nutrición.
– Diabetes gestacional, que es una complicación del embarazo que afecta a 10% de los embarazos a nivel mundial, aproximadamente.

Una gran proporción de los casos de diabetes son prevenibles.

Cuando ya se presenta esta enfermedad, es importante saber que la diabetes se puede tratar, controlar y prevenir sus complicaciones. El mayor acceso al diagnóstico, la educación sobre el control personal de la enfermedad y el tratamiento asequible son componentes fundamentales de la respuesta.

El diagnóstico y tratamiento de por vida de la diabetes tipo 1 y 2 está cubierto a través de las Garantías Explícitas de Salud, tanto para los beneficiarios del Sistema Público, como de las ISAPRE.

El AUGE ha permitido cambios nacionales y estructurales respecto al manejo de la diabetes, aumentando la cobertura de diagnóstico de 74% a 78%, y logrando una mejora significativa en la cobertura de tratamiento farmacológico de la diabetes, alcanzando hoy un 58%.

En el Sistema Público de Salud, las garantías AUGE se entregan a través del Programa de Salud Cardiovascular (PSCV) integrado a la Atención Primaria, que atiende a más del 80% de los diabéticos en Chile. Este programa es una de las principales estrategias del Ministerio de Salud para contribuir a reducir la morbimortalidad asociada a las enfermedades cardiovasculares y la diabetes.