Menú Principal
19 de Mayo de 2017

Equipo de Maternidad del Hospital de Osorno conmemora “Semana del Parto Respetado”

Parto respetado, parto seguro

 Anualmente, en promedio, son más de 2 mil partos los que se realizan en el Hospital Base San José Osorno (HBSJO); en lo que va del año 2017 ya son 693 nacimientos acogidos en el recinto, evento trascendental por el significado que tiene para la futura madre y su familia pero también por el grado de complejidad y atención obstétrica que conlleva este proceso y sobre todo, el respeto del parto.

Esta semana a nivel Mundial se conmemora la “Semana del Parto Respetado”, instancia en que el equipo de Maternidad del Hospital preparó una serie de actividades para educar a la comunidad sobre las distintas estrategias que se realizan en el establecimiento, las que apuntan a la mejor acogida tanto de la futura madre, el recién nacido, su familia y el fortalecimiento de la humanización del parto.

  

“Desde una perspectiva menos cuantitativa, el objetivo de nuestra labor es otorgarle a las usuarias (gestantes- familias y recién nacidos) una atención de calidad. Contamos con un Hospital relativamente nuevo, con instalaciones que favorecen los procesos de acompañamiento en el Parto, instalaciones que permiten que la usuaria no aparte la vista de su recién nacido mientras se realiza la atención inmediata, que facilitan la privacidad y un ambiente que permite fortalecer a los padres y recién nacidos como los protagonistas de su parto”, explica Lorena Navarro, Gestora de Matronería (S) del HBSJO.

En relación a la infraestructura, la Unidad de Prepartos, se compone de 4 salas de atención integral (SAI); una de las cuales es la sala de atención intercultural, además una sala de observación con tres camillas. En cuanto al Recurso Humano, en la unidad hay asignadas tres matronas en rotativa de cuarto turno y dos TENS, lo que permite la atención profesional en el 100% de los partos del hospital.

“Reconocemos que no todas las usuarias que acuden a atención de parto son iguales, y no todas tienen las mismas necesidades ni ideas de su proceso, en ese sentido, no intervenimos rutinariamente y nuestro compromiso es comprender las diferencias. Por eso estamos fortaleciendo la realización del plan de parto, que es una herramienta que le permite a las usuarias planificar su trabajo de parto y permite al equipo comprender las necesidades personales de cada usuaria”, enfatiza Lorena Navarro

Para trabajar el plan de parto, las usuarias llenan un formulario (“mi plan de parto”), donde pueden optar por ejemplo a un acompañamiento continuo; la posición del parto (en cunclillas, sentada, acostada u otra); manejo de dolor; espacio físico y contacto inmediato con el recién nacido, entre otras.

“Las herramientas con las que trabajamos para devolverles el proceso de parto a la usuaria y su familia, son simples y van desde el ingreso de una persona significativa en el trabajo de preparto y parto, atenuar las luces en el parto, realizar apego inmediato, que el padre o acompañante corte el cordón”, agrega la Matrona.

Por otra parte, hace unos años se realiza la atención de parto intercultural, llegando a 22 partos sólo en el año 2016 de este tipo. Para el plan de parto intercultural, la futura madre también puede llenar la ficha de “plan de parto intercultural”, donde además de contar con las prestaciones que entrega el plan de parto normal, también solicitar la participación de otra persona como acompañante cultural significativo (machi, lawentuchefe, partera); pueden optar a la utilización de infusiones o “lawen”; vestimenta de cultura, además de la opción de la recuperación de la placenta.

Finalmente para los casos más sensibles, donde se conoce que el niño que viene en camino, tiene una alta probabilidad de que muera en el útero o al nacer, se está trabajando en la elaboración de un grupo de acompañamiento para duelo, situación en que la madre tiene una participación más activa sumada al apoyo de profesionales del área psicosocial.

“Comprendemos que el perfil epidemiológico de la población se ha modificado y hoy tenemos más patologías asociadas al embarazo, por lo que contar con una unidad de Alto Riesgo Obstétrico como atención ambulatoria y Servicio de Hospitalizado, nos permite un manejo más eficiente, seguro y oportuno. Entregando una atención según las Normas Ministeriales lo que contribuye a disminuir la morbimortalidad perinatal”, añade la profesional.

Poli – Aro

 

Más de 1300 consultas derivadas por sospecha de patologías asociadas a alto riesgo obstétrico, son las que recibió el año pasado el Policlínico de Alto Riesgo Obstétrico (ARO) del HBSJO. Se trata de un nivel secundario de atención, lugar donde llegan todas las madres derivadas desde centros de Atención Primaria en Salud (APS); Centro Adosado de Especialidades (CAE); Unidad de Emergencia; sector Hospitalizado y también derivados de centros privados.

Aquí las pacientes llegan con diversas patologías definidas en la Guía Clínica Perinatal 2015 del Ministerio de Salud. En el caso del hospital de Osorno, destaca principalmente usuarias con diabetes gestacional, cicatrices uterinas previas y también usuarias con 40 semanas de gestación.

“Por otra parte, las mujeres mayores de 40 años también pasan a ser candidatas de alto riesgo obstétrico, al igual que usuarias con patologías previas como cardiópatas, nefropatías, con lupus, cáncer, entre otras, cualquier enfermedad sumada a un embarazo es un parto de alto riesgo. Lo mismo sucede con madres menores de 16 años también son de alto riesgo físico pero también psicológico”, comenta Montserrat Aguayo, Matrona supervisora de Policlínico ARO.

En ese sentido se da la oportunidad que la persona tenga un parto humanizado “aun teniendo problemas de salud, como equipo ofrecemos la opción de que la madre escoja su parto de manera planificada y respetada. Ellas tienen derecho y posibilidad de ser integradas activamente en su proceso de parto, no porque la persona tenga por ejemplo una diabetes previa, la vamos a condenar a que todos decidan sobre ella y que no pueda intervenir en el momento del parto”, enfatiza la profesional.

Neonatología

 

Una de las fortalezas con las que cuenta el recinto hospitalario, es la cercanía física entre la Unidad de Partos y la Unidad de Cuidados neonatales (UCIN) por lo que en caso de urgencias con el recién nacido, el traslado a la Neonatología se realiza inmediatamente, lo que permite disminuir los riesgos, demoras y complicaciones, sin necesidad de traslado a unidades en otros establecimientos.

“La Unidad de cuidados intensivos neonatales, inmersa en el servicio de Neonatología cuenta con tecnología de vanguardia y al servicio de los usuarios de la provincia de Osorno con el objetivo de brindar una atención humanizada, personalizada y de calidad a cada neonato que nace y requiere apoyo clínico avanzado”, explica la Enfermera jefe Unidad de Neonatología, Angélica Álvarez.

La población atendida se centra en Recién nacidos prematuros extremos, recién nacidos prematuros, cardiopatías congénitas, síndromes de distress respiratorios transitorios, patologías hematológicas, entre otras. Llegan pacientes de Centros privados, Hospitales periféricos, unidad de partos, puerperio y hospitales fuera de la Provincia.

El servicio da las facilidades para un acompañamiento diurno de 11:30 a 18:00 horas de padres y madres, quienes pueden acompañar a sus recién nacidos durante el proceso de hospitalización de su hijo. Por medio de un consentimiento informado se puede acceder a fotografías semanales que permite una atención más humanizada en este proceso de salud enfermedad del recién nacido y otorgando a la familia contar con un recuerdo gráfico desde el primer día.

“Trabajamos un programa Piel a Piel para fortalecer la vinculación binomio madre-hijo/padre- hijo, lo que científicamente demuestra que fortalece el apego seguro de los niños, fomenta la prolongación de la lactancia materna, además de fortalecer el proceso biológico, estabilizar los parámetros hemodinámicos del recién nacido y por sobre todo calmar la ansiedad de las madres sometidas a procesos largos de hospitalización de sus hijos. Por otra parte, aportamos cubriendo necesidades de alimentación, alojamiento, sobre todo en aquellos usuarios que residen fuera de la comuna de Osorno”, detalla la enfermera.

Finalmente Angélica Alvarez, destaca la fortaleza de poder trabajar con un equipo interdisciplinario “compuesto por fonoaudiólogo, kinesiólogo, psicólogo, asistente social, nutricionista, educadora de párvulos, enfermeros, técnicos en enfermería, médicos y auxiliares que permiten mejorar en calidad de la atención al evaluar y considerar parámetros tanto sociales, como clínicos apuntados a la recuperación de los recién nacidos”.

Maternidad

Por otra parte, se encuentra el Servicio de Obstetricia y Ginecología, conformado por cuatro unidades clínicas tales como Alto Riesgo Obstétrico (ARO); Puerperio; Puericultura y Ginecología. Cuenta con 50 camas de hospitalización y 20 cunas de recién nacidos. En esta etapa a las madres usuarias y sus familias, se les da una serie de prestaciones y oportunidades de acogida que fortalecen el acompañamiento y el respeto por la persona.

“Por ejemplo, a las usuarias que pertenezcan a la cultura mapuche huilliche les son respetadas sus necesidades especiales como pueblo originario. Las gestantes que habiendo solicitado su parto con pertinencia intercultural y que por causas médicas no podrán resolverlo en forma normal, pueden realizar en la unidad de ARO, antes de ser derivadas a Pabellón para la cesárea electiva, sus ceremonias tradicionales que las identifiquen con su cultura, sus ancestros y su familia. Luego en el Puerperio también se da continuidad a este modelo de atención respetando estas necesidades, como la ingesta de lawen, la postergación del lavado de cabello, etc”, comenta Sandra Coronado, Matrona supervisora de Servicio de Obstetricia y Ginecología

Otras actividades que se realizan en la unidad de Puerperio y que son extensivas a todos los recién nacidos son:

  • Entrega del set de implementos básicos del recién nacido del Programa de Apoyo al Recién Nacido Chile Crece Contigo
  • Colocación de vacuna BCG (vacuna contra la tuberculosis) como parte del Programa Nacional de Inmunizaciones
  • Toma de examen TSH PKU como parte del Programa Nacional de Pesquisa Neonatal para fenilcetonuria e hipotiroidismo congénito, enfermedades que en el recién nacido pueden resultar en mortalidad en el período neonatal precoz, o en discapacidades que perduran toda la vida, pero que al detectarlas y tratarlas oportunamente, esos niños desarrollarán normalmente.
  • Detección precoz de la hipoacusia o sordera congénita a través del screening auditivo en los recién nacidos.

 

Las actividades por la Semana del Parto Respetado continúan en el HBSJO, el equipo de Maternidad del Hospital ha preparado distintas instancias de difusión que apuntan a la reflexión continua del parto respetado, la humanización y empoderamiento de este proceso y consigo, el aumento de la satisfacción usuaria.

“Sabemos que hay mucho en lo que trabajar, aún hay brechas que solucionar, pero con esfuerzo y vocación creemos vamos renovando el compromiso con la comunidad de una atención de parto respetada, que le permita a la usuaria vivir su parto como único, con seguridad y con la confianza de que eligió una atención de calidad”, finaliza la matrona Lorena Navarro.