Menú Principal
20 de enero de 2017

Recomendaciones ante presencia humo

Durante los incendios, la principal causa de daños a la salud está dada por la inhalación de humo.

Si usted o su familia estuvo expuesto al humo de un incendio y no tiene síntomas, puede permanecer en su domicilio.
Debe consultar a un centro de atención de salud en caso de:
Compromiso del estado de conciencia
Mareos, vómitos, debilidad
Tos persistente
Dificultad para respirar
Silbidos al respirar
Conjuntivitis o sensación de arena en el ojo

Evite la realización de actividades deportivas.
Frente a un incendio, cierre puertas y ventanas para impedir que el humo ingrese a su domicilio.
Si es necesario, utilice paños húmedos para mejorar el sello de ventanas o puertas.
Prefiera el uso de paños húmedos sobre su nariz y boca. Esta simple medida ofrece protección frente a la inhalación de humo. También puede utilizar mascarilla.
Evite otras fuentes de contaminación intradomiciliaria: No fume al interior de espacios cerrados, no prenda braseros, velas o inciensos.
Si usted o alguien de su familia está embarazada o pertenece a los grupos de riesgo (niños, niñas, ancianos, pacientes asmáticos o con enfermedad pulmonar obstructiva crónica), es aconsejable que salga de su domicilio y se traslade a una zona menos contaminada.
Siga las recomendaciones de la autoridad correspondiente.

Para barrer use siempre un paño húmedo sobre su nariz o una mascarilla, mojando previamente la superficie.
Mantenga a mano y siempre visibles los teléfonos de Bomberos (132),
Carabineros (133) y de los centros asistenciales más cercanos.
Manténgase atento a las recomendaciones de la autoridad sanitaria.