Menú Principal
10 de Septiembre de 2015

VIH / SIDA

¿Qué es el VIH / SIDA?
El VIH o Virus de la Inmunodeficiencia Humana, es un virus que se transmite por vía sexual, sanguínea y vertical (de una embarazada que vive con VIH a sus hijos/as durante la gestación, parto o lactancia). Se llama SIDA a la etapa avanzada de la infección producida por este virus. El VIH tiene la particularidad de atacar y destruir en forma progresiva al Sistema Inmunológico.

El VIH  no puede vivir por mucho tiempo fuera del cuerpo humano. Por consiguiente, no puede transmitirse durante las actividades cotidianas como saludar, abrazar o mediante un beso; ni tampoco se adquiere al usar un baño, una perilla de puerta, platos, vasos, alimentos o a través de los animales ni picaduras de insectos.

El VIH se encuentra principalmente en la sangre, el semen o el flujo vaginal de una persona que vive con VIH.

La forma de saber si se ha adquirido el VIH, es a través  de exámenes de laboratorio. El más frecuente y utilizado en nuestro país es el examen de sangre llamado  “Test de ELISA para VIH”, que está disponible en establecimientos de salud públicos y privados.

El examen detecta los anticuerpos que el organismo produce frente a la presencia del virus.  Internacionalmente se ha establecido un periodo de 3 meses después de adquirido el virus como el  tiempo en que la mayoría de las personas desarrollan anticuerpos antiVIH detectables por el examen. Al tiempo que transcurre desde que una persona adquiere el VIH hasta que el organismo crea los anticuerpos suficientes para ser detectados, se le denomina Período de Ventana.

Por ley (19.779), está establecido que este examen debe ser voluntario, confidencial y con consentimiento informado. La decisión de realizarse o no el examen es un derecho, que todas las personas pueden ejercer, luego de ser  informadas adecuadamente acerca del significado del VIH/SIDA y del examen de detección (Consejería).

Realizarse el examen de detección del VIH sirve para saber si se ha  adquirido el virus  y para iniciar tempranamente los controles de salud y el tratamiento cuando sea necesario. Si el resultado es negativo, indica que no se ha adquirido la infección y permite mantener o implementar  conductas preventivas.

En Chile, la Ley 19.779 resguarda los derechos de las personas, respecto a la prevención, diagnóstico, control y tratamiento del VIH/SIDA, asimismo cautela el libre e igualitario ejercicio de los derechos de las personas que viven con VIH, impidiendo las discriminaciones para su acceso  a educación, trabajo y salud.

¿Cómo se contagia?
Las vías de transmisión del VIH son:
• Vía sexual: a través de relaciones sexuales penetrativas sin preservativo o condón con una persona que vive con VIH
• Vía sanguínea: por compartir agujas y jeringas durante el consumo de drogas intravenosas y a través de transfusiones de sangre. En Chile desde 1987 la sangre donada es sometida a exámenes para detectar el VIH.
• Vía vertical: de una embarazada  que vive con el VIH a su hijo/a durante la gestación, parto y lactancia.

¿Cuáles son sus síntomas?
Los síntomas y signos iniciales son inespecíficos y comunes a otras patologías, por tanto no definen el diagnóstico de infección por el VIH. Generalmente, los primeros síntomas aparecen como una gripe (fiebre, dolores corporales y malestar general), en algunos casos se acompaña de signos como manchas rojas (exantema) y aumento del tamaño de los ganglios en diferentes partes del cuerpo (linfoadenopatía).

El tiempo entre la adquisición del virus y la aparición de los primeros signos y síntomas descritos es de cinco a 30 días, con un promedio de siete a 14 días. Por eso, si la persona ha estado expuesta al riesgo de adquirir el VIH y presenta estos signos y síntomas puede hacerse el examen de detección de VIH considerando el período de ventana.

La infección por VIH se asocia en todas sus etapas a una intensa replicación viral principalmente en los linfocitos CD4 . Los mecanismos inmunológicos permiten neutralizar la multiplicación del virus y regenerar las células inmunes que se destruyen aceleradamente, lográndose un equilibrio entre la cantidad de virus circulantes (carga viral) y el sistema inmunológico medido habitualmente como recuento de linfocitos CD4. De esta manera la persona que vive con VIH se mantiene asintomática (etapa A), sin embargo después de un período variable de tiempo se rompe este equilibrio, la carga viral empieza a aumentar y los CD4 disminuyen progresivamente. Este desequilibrio inmunológico permite la aparición de diversas infecciones y tumores (etapas B y C). La etapa C define, desde el punto de vista clínico, el diagnóstico de SIDA.

El período que va desde el inicio de la infección hasta la aparición de los primeros síntomas y enfermedades marcadoras de SIDA u oportunistas se denomina período de incubación. En esa fase, el seguimiento médico es muy importante, porque las personas que no han desarrollado la enfermedad (SIDA), también pueden transmitir el virus. Por esta razón, en esta fase es fundamental la implementación de medidas de prevención.

¿Cómo se previene?
La infección por el virus del SIDA se puede prevenir. Para prevenir de manera efectiva se deben considerar tanto los aspectos individuales como sociales asociados a la transmisión. Desde el punto de vista individual se ha establecido la importancia de disponer de información actualizada, de identificar las conductas y situaciones de riesgo y de conocer los recursos disponibles para la prevención. Las conductas que permiten la prevención de la transmisión del VIH son:

Vía Sexual
En este ámbito, existen tres conductas que permiten prevenir el  VIH:

Usar correctamente condón en cada relación sexual
Acordar ser pareja mutuamente exclusiva, asegurándose ambas personas de no vivir con el virus
La ausencia de actividad sexual (abstinencia)
Vía sanguínea

No usar ni compartir jeringas durante el consumo de drogas intravenosas previene la infección por VIH.
Respecto de la donación y transfusión de sangre, en Chile desde 1987 la sangre donada es sometida a exámenes para detectar el VIH.
Vía Vertical

La transmisión por esta vía se previene mediante el uso de antiretrovirales y la sustitución de la lactancia materna por leche maternizada. En Chile desde el año 2005, existen normativas que consideran y garantizan la oferta del examen de VIH a todas las embarazadas, el tratamiento antiretroviral para la embarazada que vive con VIH y su hijo/a, así como sucedáneos de la leche materna.

Tratamiento y pronóstico
Actualmente existen tratamientos antiretrovirales, que si son bien administrados, mejoran la calidad de vida y la sobrevida de las personas que viven con VIH, lo que permite considerar al VIH/SIDA una enfermedad crónica.

Existen diferentes familias de medicamentos antiretrovirales que actúan en distintas etapas de la replicación del virus:

• Inhibidores nucleósidos de la transcriptasa reversa (INTR)
• Inhibidores no nucleósidos de la transcriptasa reversa (INNTR)
• Inhibidores de la proteasa (IP)
• Inhibidores de la integrasa
• Inhibidores de fusión:
• Antagonista de receptor CCR5

En Chile, los Tratamientos Antirretrovirales (TARV) para el VIH constituyen una garantía GES-AUGE, que asegura el acceso a TARV para personas de cualquier edad que lo requieran de acuerdo al Protocolo Nacional. Así como 100% de acceso a protocolo de Prevención de la Transmisión Vertical para embarazadas que viven con VIH y sus hijos.